AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



domingo, 12 de febrero de 2012

Vive deprisa, muere joven y... no vale la pena (sobre Whitney Houston, in memoriam)


Acabo de leer la noticia de la muerte de Whitney Houston. Me ha conmovido, porque esta cantante tiene que ver con mi juventud, como con la de muchos. A mí, sencillamente, me encantaba. Porque su género era el soul y el rhythm & blues -mi favorito-, porque sus canciones estaban cargadas de energía, porque tenía un rostro simpático y amable... Sus hits eran rompepistas de baile -en aquella época en que las discotecas todavía no eran un lúgubre antro de zombies que escuchan (?) ruidos destimpanadores- y para mí, como para muchos otros, era una inyección inconcreta de entusiasmo, como la misma juventud.

Y ahora se ha muerto, por drogas, por excesos diversos, después de años de destrozo de su carrera artística, y de causar dolor a los que más cerca tenía. Porque cuando alguien se destroza, destroza sobre todo a los que escriben sus vidas contando con su escritura vital.

Qué ignorancia suicida y responsabilidad imputable, la del que va haciendo bandera del malditismo, monumentos al solipsismo "inteligente", ditirambos a los "genios" de la oscuridad y la soledad más desgarradoras. 

Cuánto se pierde cuando alguien se pierde. Cuánto (nos) perdemos cuando dejamos que se pierda.

Descanse en paz

6 comentarios:

  1. Somos tan frágiles. Por lo menos nos dejó hermosura en forma de música. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, la música queda... y la lección. Y la esperanza de que ahora esté mejor. Me consta que ahí arriba hay más misericordia que aquí.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, Amando -ahora ya escribo bien tu nombre, disculpa todos los Armandos anteriores-, y además, viniendo de un médico, me reconforta.

    ResponderEliminar
  4. Aplaudo tu descripción de la discoteca como un "lúgubre antro de zombies". Estoy seguro que al profesor Jorge Martínez le haría gracia tu metáfora.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Breo; en unos minutos saco unas aclaraciones sobre lo que escribí ayer. Quién es Jorge Martínez?

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo