AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



viernes, 1 de marzo de 2013

Estampa de lluvia


Una tarde de lluvia, fanática y mediterránea, lo llena todo. Decir “Está lloviendo” ni resuena ni conmueve igual en todas partes. Unas gotas impensables golpean las cosas y levantan un tumulto súbito. Alguien grita su sorpresa, unos pasos rápidos cruzan para poner remedio, las ventanas se cierran. Si la perspectiva lo permite, listas y parches plomizos se encajonan entre los edificios. El agua arrecia y se desploma ya en bloques blancuzcos que velan la visión de las cosas tal como las conocíamos. Los nudillos frenéticos del granizo reclaman a los que callamos…

Al final el fragor enmudece y solo se escucha el pasar de un vehículo, y otro más tarde… sobre el silencio lavado y absorto de nuestra noche.  

2 comentarios:

  1. El silencio lavado... excelente epíteto. Sí, la lluvia puede ser toda una experiencia.

    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Antonio. Da para mucho la lluvia, ¿verdad? Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo