AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



viernes, 8 de marzo de 2013

La lectura responsable, de Alessandro D'Avenia

Vengo del prof. 2.0, el blog de Alessandro D'Avenia, de leer un magnífico artículo que me ha puesto enseguida a escribir. Allí el autor comenta una charla sobre literatura, que ha dado ante 2000 jóvenes, así como lo que le escuchó a un crítico literario sobre la lectura y lo que le responde.

Sí: hemos experimentado muchas veces que la pedagogía oficial sobre la literatura privilegia leer libros sobre libros antes que el libro que fundó esa fecunda cadena de lecturas. Es importante "responder" al gran libro con nuestra opinión, impresión, con el nuevo texto que escribimos o que decimos oralmente. Sí: es importante la creatividad. 

¿Pero, no hay algo de mala educación, descortesía... -o cosas peores-, cuando ocultamos las palabras fundadoras con nuestras palabras? D'Avenia habla de la lectura responsable, capaz de responder a las grandes preguntas que hace el buen libro. Y para responder hay que, paradójicamente, callar primero, escuchar, y luego decir, y dejar que siga resonando la pregunta, siempre.

Pero además, ser responsable, es también hacerse cargo de el emisor humano del libro, el autor, pero en su humanidad, en la realidad doliente, esperanzada, trágica, triunfante, asombrada que estuvo en esa persona: porque lo sigue estando en cada buen lector.

La lectura responsable nos hace responsables de las personas en las que descubrimos esas realidades, personas ante quienes hemos de responder, porque no tenemos excusa: nosotros hemos leído el mismo libro.

4 comentarios:

  1. Como diría Feuerbach, "somos lo que comemos". Y yo añado por mi parte: "pues degustemos un buen menú".

    Libros ricos, por favor; nada de porquerías.

    ResponderEliminar
  2. Tenemos que poner un restaurante, Rafael, nos forramos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, José Manuel.
    Buen post e interesante lo que comentas. Mis dudas sobre tanta crítica literaria, saber elegir un buen libro y decir la verdad sobre él. Esas reseñas en abundancia que emanan por internet y tantos detalles más que sinceramente, con todos los respetos, me impiden un poco ver la realidad del "buen lector" que de manera desisteresada se ofrece con tanta generosidad al escritor.

    Sí: es importante la creatividad. ¡Y tanto!

    Perdona, pero soy muy exigente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Lourdes, estoy de acuerdo, a veces son críticas que más que orientar, desorientan; y es verdad, hay que ser muy exigente.

    Saludos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo