AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



miércoles, 14 de julio de 2010

Encuestas

Soy algo escéptico en el asunto de las encuestas. Los resultados dependen de las preguntas. Por ejemplo, suenan mucho las encuestas que intentan responder a ¿Qué preocupa a los españoles?. Los pergeñadores de la encuesta lanzan varias respuestas: El paro, el terrorismo, la crisis económica, la clase política... y entre estas grandes respuestas se reparte el "queso" de las preocupaciones. Pero ¿qué ocurriría si hubiera otra respuesta no ofertada, una respuesta mucho más poderosa y radical? Si esa otra respuesta existiese, las respuestas habituales ofertadas palidecerían, se devaluarían en su presunta importancia, las gráficas serían papel mojado.

Bien, pues esa otra respuesta, esa respuesta tabú y subversora existe. Después de meses de observación de los medios de comunicación, de las conversaciones, no tengo ninguna duda: lo que de verdad preocupa a los español@s es tener un vientre plano.

2 comentarios:

  1. En efecto. Pero no creas, tb hay encuestas sobre eso.
    Las casas comerciales las hacen para conocer las preocupaciones de los consumidores.

    ResponderEliminar
  2. Sí, así es- Me parece que otro efecto de esas encuestas es que al hacerlas se pone sobre el tapete, a veces, realidades no tan relevantes para la vida cotidiana, de modo que se empuja al encuestado a darles una relevancia. Quizás sea un efecto menor, pero creo que es real.
    Y hay otro asunto muy de fondo: ser una sociedad en la que se educa poco y se encuesta mucho. Hay ahí un implícito: lo importante no es saber, sino opinar, ejercer algo tan sencillo como proferir lo que a uno le brote entre las neuronas, sobre la marcha. "Tener derecho a" se ha convertido en algo mucho más importante que saber o saber hacer. Tengo derecho, luego existo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo