AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



jueves, 1 de marzo de 2012

Por qué la gente creativa no hablamos de dinero


Mark McGuinness, en su buen blog Lateral action, da siete razones por las que la gente creativa no hablamos de dinero. Yo me considero gente creativa, vaya esto por delante. Y estoy esencialmente de acuerdo con él y sus razones; que enumero:

1. porque pensamos que no es importante
2. porque no sabemos como conseguirlo
3. porque no sabemos hacernos valer
4. porque no queremos vendernos
5. porque no queremos parecer codiciosos en un trato
6. porque no sabemos sacarle rendimiento al dinero
7. porque no sabríamos cómo gastárnoslo

De todos modos, vamos aprendiendo -del mismo modo que la gente ejecutiva aprende a combinar una corbata con una camisa-; pero seguimos calladitos.

9 comentarios:

  1. Añado una octava: porque reconocemos claramente su carácter meramente instrumental.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. He publicado varios libros, casi todos de poesía, aunque no sé si eso me autoriza a considerarme "gente creativa". Yo, en todo caso, nunca me lo llamaría; me parece cosa tan frívola como vanidosa, asunto más bien de publicitarios (que no en vano sí lo dicen de ellos mismos).

    Aclarado esto, tengo que decir que no creo que "la gente creativa no hable de dinero". Quien no suele hablar de dinero (al menos en ciertos sitios) es, tradicionalmente, la gente que tiene tanto que no necesita preocuparse por él. Sí lo hacen, en cambio y por ejemplo, quienes con la piratería en internet creen ver amenazada la posibilidadde obtener ingresos legítimos por su tarea. También lo hago yo, aunque el tema no me obsesione. Y me parece muy natural, y hasta seguramente inevitable, que lo hagan todos aquellos (esto es, la gran mayoría) que tienen lo justo, o que ni siquiera tienen lo justo, para vivir; y más en estos tiempos. Por favor, no frivolicemos más de la cuenta -y nunca mejor dicho.

    ResponderEliminar
  3. No frivolizo. Esto está escrito en otro plano.
    Última vez que aparece un comentario tuyo sin identificación posible.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Desconocía esa obligación de identificarse, que en otras notas que, por lo que decías, fueron de tu gusto (puedes ver por ejemplo la incluida en la entrada "Contra la crisis, lectura"), no había planteado ningún problema. No te preocupes: ésta es, efectivamente, mi última nota en tu blog, la publiques o no -es cosa tuya. No estoy a gusto donde no se me recibe con él; en todo caso, gracias.

    ResponderEliminar
  5. He permitido lo que haces, para que no fuera abrupta la medida, y diera tiempo a leer y asimilar lo que lleva escrito en la cabecera del blog desde hace tiempo.

    Pero cuando se persiste y se plantean cosas con poca delicadeza, ahí amigo, o dejas bien claro quién eres, o este no es tu sito.

    Atentamente, y gracias por las lecturas de este blog.

    ResponderEliminar
  6. Reconozco que no había comprendido el significado que das al anonimato; hay otros blogs en que también intervengo a veces y en los que, junto a mis propios (y a otros) comentarios identificados con seudónimo, aparecen otros con la firma "Anónimo". Yo creía que te referías a estos últimos; ya veo que no. Lo siento.

    Respecto a "plantear las cosas con poca delicadeza", invito a quien lo desee a que repase las notas que he enviado a este "post" o la que citaba de "Contra la crisis, lectura" (o las que puede encontrar, por ejemplo, en los blogs de Enrique García-Máiquez o Andrés Trapiello, donde repetidamente he intervenido), y decida por sí mismo. La nota que parece haber ocasionado tu censura no es, en mi sincera opinión, indelicada; es, sí, discrepante, pero desde el respeto. (Si no lo sintiera, no intervendría, por parecerme en ese caso inútil). Pero en fin, todo es opinable y el blog, naturalmente, es tuyo. Como ya dije, y no siendo de tu gusto, me abstendré de intervenir en lo sucesivo; lo seguiré haciendo en blogs como los que he citado, y otros, donde mis discrepancias (cuando las hay, que no es siempre; yo no soy el espíritu de la contradicción), expresadas como aquí lo he hecho, no parecen faltas de respeto o delicadeza; nada puede estar más lejos de mi intención.

    ResponderEliminar
  7. No es que yo sea muy creativo pero hay una cosa de la lista que puedo contestar. Sabría como gastar el dinero. Abriría una librería en mi pueblo con espacios para todas las edades y todos los gustos, para escribir y para leer, para hablar y para escuchar...

    ResponderEliminar
  8. Lo sé, Carlos, de hecho asistí a tu brindis inaugural... ¡a ver si me contratas! Los creativos -donde te veo también- necesitamos amigos ejecutivos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo