AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



domingo, 28 de octubre de 2012

¡Dispare al adjetivo!


Hace tiempo que encuentro esta consigna: manuales de escritura de relato, de novelas de esas que enganchan… “que no quede ni uno”, arengan al neófito. Exagero, de acuerdo, pero algo, y algo más que algo hay de esto.

La narración es vida, movimiento; el verbo es el caminopequeño saltamontes, lo completo—, ergo limpia la vía de adjetivos, ese lastre que impide tu carrera… —¿hacia dónde?, pregunto—.

¿Desde cuándo narrar es correr? ¿Desde cuándo prohibir lo difícil es progreso? 

6 comentarios:

  1. J.M. me acabas de crear una crisis existencial porque, efectivamente, siempre he recibido la consigna de podar los adjetivos.
    Primero fueron los Reyes Magos, y ahora me vienes tú con esto... Me vais a perder.

    ResponderEliminar
  2. Jajá, qué va, te vas a ganar. Bueno, en las pocas frases que he escrito no he podido más que exagerar. Pero como reacción a una exageración. Lo que habría que explicar con más detalle es el sentido del adjetivo (que es lo que no se suele hacer, y así se lo demoniza), para saber cuándo tiene sentido, y cuando es imprescindible, utilizarlo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y si llevamos las tijeras de poda al cinto, pero las utilizamos al final, cuando hayamos visitado todo el jardín? Creo aquí es aplicable también un post tuyo en el que reflexionabas sobre la necesidad del trabajo y la corrección. Son tan necesarios los adjetivos como el agua, pero en exceso producen inundaciones, y los coches hacen acuaplaning

    ResponderEliminar
  4. Muy de acuerdo, Amando. Uno de los peligros de las directrices de escritura que van circulando por ahí es no indicar el momento, como comentas. Entonces, el que quiere seguirlas se lanza desde el inicio a ponerlo todo en práctica, y claramente no puede salir nada bueno, porque la escritura es un proceso, con sus fases. Y en la primera fase hay que apostar por la creatividad, la intuición, la estampida, el volcán. Luego, ya con las tijeras de poda, y sentido común y estético, empezamos a ver si entra este adjetivo o no.

    ResponderEliminar
  5. Olé. Yo creo que estas prohibiciones a priori (adjetivos, y "que"s y "cual"es y adverbios terminados en mente) son sencillamente ridículas. Lo malo es que crean lectores que van con un lápiz rojo, contando ques.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, Enrique, muy de acuerdo. Dogmas, los justos, y donde tienen que estar.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo