AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



viernes, 6 de agosto de 2010

Efecto boomerang

Nunca he lanzado un boomerang, y tengo que hacer un acto de fe para creerme que vuelve. Pero lo hago, sin problemas. Supongo que no menos de un 75% de las decisiones que tomamos diariamente están basadas en actos de fe en personas e instituciones. (Qué extraña toda aquella duda radical de Descartes, hay que rallarse bastante para llegar a eso).

Total, digo lo del boomerang porque sí que he lanzado libros, a través de la lectura; o mejor, me he lanzado en la lectura, y si la lectura ha sido buena, he vuelto a mí con alguna ganancia (si el libro es malo, o la lectura es deficiente, uno se queda por ahí, como un boomerang mal lanzado, y tiene que volver andando y fastidiado por algún golpe en las costillas). 

No creo que exista un mejor deporte para el verano, cuando ves tanta gente varada en la playa, o en alguna tediosa barra -también las hay interesantes, pero suelen ser de gente lectoboomerante-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo