AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



lunes, 16 de agosto de 2010

La sobremesa de la lectura

Leer se parece mucho a comer. Toda buena lectura exige su digestión. Los atracones y empachos también se dan ante el hechizo hipnótico de las estanterías. Cuando termino de leer un buen libro, tengo un sentimiento doble y encontrado: me gustaría seguir leyendo, continuar con esta experiencia tan grata; y al mismo tiempo, este libro recién terminado, que todavía humea unas sugerentes volutas por la contraportada, pide una sobremesa, una digestión según sus propias leyes. Y creo que tiene razón. Hay que dejar que las cosas den de sí como tienen mandado dar, y no apresurarlas, ni hacerles violencia. Porque nos quedamos sin ellas, y al final, sin nosotros mismos, que deberíamos haber crecido en esa experiencia.

Todo buen libro exige su sobremesa, y a veces puede durar días, mientras va segregando sus vitaminas, revelando lo que tiene que dar al contacto con lo gástrico de nuestra alma. Y cada alma es diferente. Cada hombre o mujer agota la especie -por decirlo de un modo escolástico, y paradójico al mismo tiempo-. 

Así que sólo aporto una proposición de ley de bromatología lectora, amparada en mi experiencia personal, que creo que puede ayudar a alguien más a alejar la gastroenteritis literaria.

2 comentarios:

  1. La verdad es que sí. Pero lo peor para mí es cuando notas que es una comida pesada y aunque te gusta, notas que es el mismo sabor todo el rato (no logras apreciarlo) y acabas dejando a mitad ese buen entrecot de buey sintiéndolo mucho.

    Me atrevería a decir que para poder tomar un buen entrecot de buey primero has de masticar las hamburguesas.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo, todo tiene su pedagogía, las hamburguesas conducen al entrecot -si se sabe dar el paso, aunque a veces es fácil quedarse en el MacD.- Y luego, ambos platos pueden coexistir, todo tiene su momento.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo