AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



martes, 17 de agosto de 2010

Flannery O'Connor a la tercera

Hay cosas que solo salen a la segunda o a la tercera. A mí me ha pasado con Flannery O'Connor: llevas años rodeado de admiradores de la escritora, conoces bien las portadas de sus libros, títulos, comentarios, incluso te aventuras a leer algún relato. Pero nada. Se lo achaco a esos imponderables de la vida, que hacen que no seas la persona adecuada en el momento oportuno. Pensabas que te subías al coche de bomberos en el tiovivo, y realmente era la jirafa. En fin, un desencuentro de tantos, una asimetría más entre expectativas y hechos. Llegó a preocuparme un poco. Pero tampoco hay que darle mucha importancia, es condición humana; y además, con un poco de paciencia, las cosas se reordenan, y a la siguiente vuelta sí que es el coche de bomberos, o algo todavía mejor, por ejemplo la casa de Blancanieves.

Bueno, tomé los cuentos completos de O'Connor, el de la portada con la niña famélica, y me leí el primero, el del geranio. Iluminación. Ahora sí. Las ruedan dentadas de la lectura encajaron bien: se me reveló un mundo y una voz. Creo que estaré un buen rato en el tiovivo. 

4 comentarios:

  1. Me pasaba como a ti. Pero, desgraciadamente, me sigue pasando. A lo mejor, un día, ojala. Que Flannery tenga paciencia.

    ResponderEliminar
  2. Sí, un día inesperado salta la chispa.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que han elegido un buen cuento para abrir el volumen: el del geranio es de lo mejor. A mi me gusta Flannery, me desconcierta y me provoca. Os aconsejo "Misterio y maneras", una colección de ensayos y conferencias en los que la O'Connor explica cómo entiende ella el oficio del escritor. Creo que da luces. Lo edita Encuentro y es un poco caro, la única pega.

    ResponderEliminar
  4. Buscaré ese libro, Ion. Me da la sensación que Flannery no es una lectura como para pasarse una hora y pico con ella, por eso que comentas del desconcierto y la provocación. Parece que se asimila mejor en pequeñas dosis.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo