AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



viernes, 1 de octubre de 2010

La escritura tira al monte

Lo descubrí escribiendo Leer o no leer: sólo escribes bien sobre lo que conoces bien. Sí, no es un descubrimiento revolucionario, pero depende del marco en que lo encuadremos: toda revolución se da en uno. En el de mi vida lo ha sido. No es fácil el camino personal en un marco social donde hay constantes empujones a actuar, y por lo tanto a ser de mil modos. En el asunto de la escritura, es tal la diversidad, contradicción y cantidad de grandes referentes, de temas, de sugerencias y presiones ambientales, que es fácil perder la voz interior, la única que debe ser escuchada y seguida por encima de todas las demás. No lo planteo como una oposición, sino como un orden, una jerarquía.

A veces da pereza, otras miedo, empuñar el teclado del ordenador siguiendo a esa voz interior... o ese silencio -todavía da más pereza, o más miedo-; siempre es más fácil seguir escuchando lo que está fuera, como si nos fueran a pasar las respuestas en una chuleta a mitad examen.

Y paradójicamente, sólo sabes qué conoces bien, poniéndote a escribir. La escritura tiene esa virtud revelatoria. El teclado se convierte en la varita del zahorí. La escritura, si se la deja seguir su instinto, tira, como la cabra, al monte. Me acuerdo ahora del monte como símbolo del cielo, de la altura, de la felicidad, de la intimidad... que ya decían Santa Teresa y San Juan de la Cruz. Y todo es un círculo virtuoso.

4 comentarios:

  1. Ciertamente no estuve durante toda la presentación, pero es un tema muy interesante, me lo he empezado, la identidad de las personas, conforme a las lecturas que las alimentan.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu lectura, ya comentaremos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, José Manuel.
    Me acabo de encontrar un cuadrito con tu nombre. No sé como funciona la cosa esa de los cuadritos ni como corresponder, pero te sigo desde hace tiempo. Y esta entrada del monte me ha gustado especialmente.
    Un gran tema el de la identidad y las lecturas. Siempre hay quien se inclina más por el "eres lo que lees", y quien lo hace por el "lees lo que eres". Yo tiro más a lo último, pero habrá que leer tu libro.
    Muchas gracias por tu visita.
    Cristina

    ResponderEliminar
  4. Hola Cristina, lo del cuadrito es lo de los "seguidores", es una función que envía a tu escritorio de blogger un aviso de que ese blog que sigues ha publicado una nueva entrada. Gracias por tus visitas, y sobre lo de la identidad, yo también creo que lees lo que eres, junto con lo otro, son como las dos caras de la moneda.
    Si finalmente lees Leer o no leer, espero que te guste. Tiene bastante del estilo del blog.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo