AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



martes, 19 de junio de 2012

Epigramas, de Tomás Moro: cuatro notas de lectura




I.
254. Remedios para acabar con el mal aliento proveniente de algunos alimentos.
Para que el puerro partido no desprenda olores repugnantes, sigue mi consejo y come una cebolla inmediatamente después del puerro. Y si de nuevo quieres librarte del mal olor de la cebolla, masticar ajos fácilmente te lo conseguirá. Pero si tu aliento todavía es ofensivo incluso después de los ajos, o nada o sólo la mierda puede quitarlo.

Acaba de salir esta primera traducción al castellano —en edición crítica de Concepción Cabrillana— de los epigramas de Tomás Moro. El próximo 22 de junio se celebra la fiesta de Moro como santo mártir. Un mártir epigramático y guasón tiene su qué. Este libro bien lo demuestra.

II.
74. La paciencia.
Soporta las tristezas que sufres. La fortuna disipará tu tristeza. Y si no lo hace la fortuna, lo hará la muerte.

Hay una sabiduría, principalmente estoica, en estos epigramas de Moro. El estoicismo es una filosofía del estómago, en el sentido en que decimos: “Hay que tener estómago para aguantar eso”, porque de eso se trataba en la Roma clásica, de aguantar. En un mundo de tiranos, de ausencia de la idea de persona tal como el cristianismo luego va a forjar, el estoicismo venía a ser lo más sensato —si no se podía vivir indefinidamente en la contemplación del mundo de las ideas, o haciendo ciencia en la corte del emperador—. Es una filosofía ampliamente social, tiene su germen de democracia. Posiblemente, lo más humano a mano. Y los humanistas del Renacimiento lo van a asumir, necesariamente. Moro asume la sabiduría clásica como base humana: sus virtudes cardinales, su sentido realista, su capacidad de observación del mundo, su constatación de lo asombroso, la relatividad de todo a la muerte, la prontitud para la renuncia y la resiliencia, la indiferencia frente a los vaivenes de la Fortuna… Pero es una asunción, una introducción en algo más grande que acaba de darle sentido: el cristianismo, que distingue entre temores malos y buenos, espolea la esperanza y fomenta así las empresas y alegrías más altas. Se cancela el fatalismo (el estoicismo aparece originariamente en Atenas como filosofía que procede de oriente).

Y los tiempos renacentistas tampoco se quedaban cortos en ciertas prácticas civilizadas de dilatada tradición clásica —conviene desmitificar un tanto, o situar en su justo alcance, aquellas ilustraciones atenienses y romanas—, como desmembrar al criminal por orden gubernativa y colgar los cuartos a las puertas de la ciudad para aviso de caminantes o en la plaza pública a modo de pedagogía social. Como lee el buscón Pablos en la carta de su tío, verdugo con plaza en Segovia, donde cuenta que le cupo ajusticiar al padre del muchacho y que tras ahorcarlo a la vista de la gente, “Hícele cuartos, y dile por sepultura los caminos”.

III.
110. La vida del tirano es inquieta
Gran preocupación agota el día del gran tirano; por la noche llega el descanso, si es que llega. Pero los tiranos no descansan más cómodamente en una blanca cama de lo que lo hace el pobre en el duro suelo. Así que, tirano, la parte más feliz de tu vida es esa en la que, con todo, quieres ser igual que un mendigo.

Séneca es posiblemente el filósofo de referencia en la Inglaterra renacentista; y sus tragedias son el modelo del dramaturgo Kyd, y algo más que un modelo para cuando Shakespeare venga a escribir sus tragedias. Los convulsos años isabelinos invitaban al hombre cultivado al retiro de su mundo interior, del mismo modo que Séneca respiraría hondo cada tarde al llegar a su casa, tras despachar en palacio con Calígula. Menudo angelito. Todo se tambalea.

Tomás Moro, con el affaire Enrique VIII, es el último en asumir el mundo fatalista estoico en la perspectiva cristiana. Tras él, el poder político comienza a oscurecer el punto de fuga trascendente. La cultura es un terreno peligroso. La tragedia es el género teatral estrella.

IV.
52. Sobre un juicio gracioso. Del griego.
Tiene lugar una disputa; el acusado era sordo y sordo era el demandante. También el juez era más sordo que los otros dos. El demandante pide la renta por una casa, cumplido ya el quinto mes. El acusado replica: “mi molino ha estado moliendo toda la noche”. El juez los mira y pregunta: “¿por qué disputáis? ¿No tenéis la misma madre? Mantenedla los dos”.

Quizás el epigrama, el espíritu del epigrama, subsiste hoy en la publicidad, donde se encuentra tantas veces la ironía, la concisión, el doble sentido. Y también en el microrrelato, con su rauda narración, su final sorpresivo, su naturaleza chistosa. Y aún podría ser en un twitt, aunque, la verdad, no es fácil encontrarlos allí. 


Epigramas, Tomás Moro. Madrid, Rialp, 2012.

10 comentarios:

  1. Twitter tampoco es mala escuela para epigramas, a veces tan corrosivos como ese primero que destacas, o el último. Por cierto ambos, sobre todo el último de rabiosa actualidad.

    ResponderEliminar
  2. No es mala escuela, no, Amando; lo difícil es leerlos. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Quiero decir, encontrarlos en Twitter.

    ResponderEliminar
  4. Hola, José Manuel, me ha hecho mucha gracia esa faceta simpática de Tomás Moro, con sus remedios para mitigar la halitosis, a cada cual, peor. Y bueno, sí, el estoicismo puede que fuese la única salida a aquella sociedad de fieras que gobernaba el mundo antiguo, y a la cual el cristianismo quiso poner fin, aunque sin lograrlo, porque también algunos sectores cristianos, de ulteriores épocas, se comportaron como fieras, y si no, baste ver los desaguisados cometidos por las Cruzadas, el Santo Oficio o las represiones al protestantismo, y las represalias del mismo protestantismo contra los católicos. Y es que el ser humano lleva dentro la semilla de la destrucción y de la guerra, y no hay religión ni filosofía alguna, que puedan controlar ese afán por el poder y por lo ajeno. Quizás los instintos animales son tan fuertes, que vulneran hasta las creencias más recalcitrantes. Respecto a las tiranías, aún perviven en nuestro mundo actual, y supongo que siempre existirán, pues cada vez que la humanidad avanza un paso, algo ocurre para que retroceda dos.
    Tanto Séneca como Tomás Moro, tuvieron que lidiar (hasta morir) con los “angelicales” Calígula, Nerón y Enrique VIII, dotados todos con el cetro del poder absoluto. Es difícil que nos podamos hacer a la idea, desde fuera, de lo que pudieron llegar a sufrir tan grandes sabios.
    Para quitarnos un poco el resabio de la pena, ese epigrama sobre el juicio griego ha venido que ni perfecto, y además ni se ha pasado de moda, porque últimamente los jueces sí que parecen necesitar audífonos, jajaja.

    Saludos y buena semana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Mayte, gracias por el comentario. Yo sigo pensando que el cristianismo fue algo que realmente iba más allá del estoicismo, porque lo asumía y respondía a lo que el estoicismo no respondía bien: la intuición de la trascendencia. Verdaderamente el cristianismo no quería poner fin a los males de una sociedad, porque sabe que no se puede. La salvación es en primer lugar personal. Las Cruzadas y el Santo Oficio son temas muy complejos, en los que no me veo competente para comentar, porque se juntan ahí muchas cuestiones históricas. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola de nuevo, José manuel, sí, son temas complejos, a lo que me quería referir, es al hecho de que el cristianismo vino a intentar salvar al hombre del hombre mismo, de su naturaleza cruel y feroz, pero el hombre es hombre, sea cristiano o no, y no siempre el hábito hace al monje; las ideas de por sí no nos cambian si nosotros no queremos cambiar. Ciertamente, la sociedad evolucionó a mejor, pero también tuvo sus épocas de retroceso, por eso te comentaba lo de las Cruzadas,la Inquisición o las persecuciones religiosas, porque fueron fenómenos cristianos, pero donde se retomó esa naturaleza cruel que justamente el cristianismo de los inicios pretendía erradicar. Bueno, yo hablo desde una perspectiva alejada de unos y otros, quizás, porque no te miento, no soy creyente, pero sí fui educada como católica; aunque bueno, es mi humilde opinión, tampoco soy una erudita en la materia precisamente.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por la precisión, Mayte, estoy de acuerdo en que es una salvación personal de esa naturaleza caída que siempre está ahí. Luego, el cristianismo es asumido por personas que pertenecen a un momento histórico que tiene leyes y costumbres que pueden no ser lo mejor, pero esto habitualmente se percibe después: para los que están en aquel momento, aquello parece bueno. Habría que particularizar más y con datos, pero eso es algo que va más allá de este blog.

    ResponderEliminar
  8. Sí, por supuesto, José Manuel, los cruzados luchaban por defender su fe, y creían que si había que matar para conseguirlo, eso era lo correcto, y lo mismo en los otros ejemplos que pongo. Desde luego que las ópticas cambian a lo largo del tiempo, y lo que antes se veía bien, hoy no se ve de igual manera, porque afortunadamente, el derecho y el respeto a la vida humana es algo que ha cobrado sentido desde épocas relativamente recientes, aunque todavía se siga vulnerando, por desgracia. Bueno, dejaré de responder a los comentarios, porque es un tema que me parece muy interesante, pero estamos llenando tu blog sólo con esto, jeje. Me gusta intercambiar opiniones, e incluso crear una cierta polémica, pero sin extenderme tanto, que quizás acabe resultando hasta molesta. Si así hubiera sido, discúlpame, por favor.

    Saluditos y buenas tardes.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, la cosa puede alargarse mucho. Como todo tema ético, y además histórico, hay que contar con muchos datos. No te preocupes por los comentarios. Intento que el blog sea principalmente literario, con derivaciones hacia el pensamiento.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo