AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



miércoles, 11 de mayo de 2011

Lester Young: cuatro notas


I.
"There Will Never Be Another You", esa canción norteamericana de 1942, es la que estoy escuchando en este momento. Una vez más. Convertida en tema standard de jazz, la toca Lester Young, con el trío de Oscar Peterson.

II.
Cuando suena Lester Young, me hago mis sinestesias: ¿es la mano que acaricia el lomo del gato de angora, o es más bien la caricia, o ambas? ¿o la nube ingrávida? ¿tiene sentido decir algo sobre lo que suena? Pienso que sí, como crítica musical, o como "traducción" a palabra, a inspiración. Ya sé que estoy cruzando el umbral donde se ensombrece la certeza, pero a menudo también donde se perfila la verdad.

III.
Hay una película, Round About Midnight, de Travernier, que cuenta los años parisinos de un saxofonista tenor en París. Alcohólico, como Lester Young. Lester bebió hasta morir en medio de su gira parisina. No me acostumbro a estos contrastes: la mano en el lomo del gato, la caricia, la nube... y esos otros oscuros umbrales donde se desvanecen las sinestesias con que descubrimos sentido al mundo, a la vida. Donde se descosen las suturas del alma.  

IV. 
Nunca habrá nadie como tú, dice el título de este standard. Cada persona es un misterio. Hasta el último momento, la esperanza de acariciar esos pocas costuras. Aun cuando sea muy densa la oscuridad. 

A Lester. 

5 comentarios:

  1. Y ahora mismo también la estoy escuchando yo, no lo conocía a si que gracias, muy bueno.

    Un saludo,
    Juan Pablo

    ResponderEliminar
  2. Encantado de que te guste, es un grande. En lo humano, una tragedia, como tantos de su generación... pero nunca sabemos lo que ocurre en los últimos momentos... La película de Travernier es como un biopic sobre un saxofonista inventado, pero basado en muchas experiencias reales. Hay bastante música, te la recomiendo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. José Manuel,
    No sé nada de Jazz (bueno, alguito) ni de Lester Young, pero me han gustado mucho sus reflexiones, así que ya lo tengo en mi sidebar para visitarlo cuando actualice.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ya me contarás, Juan Ignacio, a ver qué te inspira.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Siento que se perdieran los siguientes comentarios, debido a la crisis de blogger.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo