AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



jueves, 16 de septiembre de 2010

Narrativa breve, brevedad narrada

Creo que somos afortunados. "Lo breve" ha encontrado su narración. Nuestra vida cotidiana es una serie de brevedades, y la dimensión breve de nuestra existencia ha encontrado su género, su representación (no es que hasta nuestro presente no hubiera habido narraciones breves, es que nuestro carácter breve como personas ha sido culturalmente reconocido y explorado).

Necesitamos que nuestras experiencias cotidianas, con su enigma, misterio, maravilla, angustia sean narradas. Pero una necesidad no se soluciona de cualquier modo. Como todo lo humano, hay que hacerlo con un sentido de decoro -decus, decoris: belleza, esplendor- con respecto a nuestra dignidad personal. 

Por eso me siento postmoderno en esta celebración de la narración de lo breve cotidiano, pero no tardomoderno según la feliz distinción de Jesús Ballesteros en Postmodernidad: decadencia o resistencia. Y siento que en toda narración breve hay una gran narración implicada que querría abarcar todo el sentido de la vida, o al menos hay una respuesta a una indestructible inquietud por esta gran narración, por un sentido digno para nuestra brevedad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo