AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



jueves, 3 de febrero de 2011

Cómo comienza un taller de escritura



Suena algo pretencioso el título, lo sé. Sólo voy a contar a grandes rasgos lo que hice ayer, el primer día.

La pecera del Bibliocafé es acogedora: sigues encontrándote entre libros que te observan desde los anaqueles; pero la pared de cristal interpuesta crea una necesaria distancia de seguridad con ellos. Es como si le dijeras a Cervantes, Mann, Dostoievski, Machado, "Esperad, esperad solo un rato ahí, que cuando salgamos os vais a enterar de lo que somos capaces de escribir". Perdón por la irreverencia.

Unos minutos de presentaciones, indicaciones teóricas y prácticas, unos consejos, las infusiones y aguas minerales que acaban de llegar, y hacemos un ejercicio de precalentamiento para desentumecer la sensibilidad verbal y afinarla: ¿cuántos colores somos capaces de decir entre todos? Sabíamos muchos más de los que dijimos; pero se trata de eso: tener siempre a mano el envoltorio de las palabras para llevarnos al papel lo que queremos decir.

La descripción: cinco párrafos de cinco escritores, no sabemos quién escribió, ni en qué libro apareció, ni su intención, ni para quién escribía. Nos convertimos en el equipo de trabajo del comisario Wallander, para intentar describir el qué y el cómo de las descripciones.

Y finalmente, una hoja de textos averiados a los que hay que aplicar un poco de fontanería gramatical. 

Uf, son las 21:25, dos horas se pasan volando. Deberes para casa: desde la escritura espontánea hasta la sesuda rescritura hay un camino: recorrerlo, y contar el recorrido. Un ordenador, una impresora (o pluma y papel) y un cajón, ingredientes imprescindibles para esta receta.

Nos vemos el miércoles que viene.

(Ilustración Teléfono y taza, JM Mora Fandos)

4 comentarios:

  1. Para mi fue un auténtico placer. Llegas como con un poco de miedo y luego se te pasan volando dos horas hablando de la escritura ( hablar de escribir, curioso ¿no?). Lo pasé muy bien pese a mi genética incapacidad de distinguir más allá de unos pocos colores. Nos vemos el miércoles.
    Por cierto, me gusta el dibujo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Carlos por pasar por aquí y por el comentario. El placer fue mío. Sí, hablar de escribir suena muy abstracto, pero se trata de conectar con los más práctico y vital de la escritura. Lo de los colores ya ves que fue un puro precalentamiento; abordaremos otros campos.
    Nos vemos el miércoles.

    ResponderEliminar
  3. Hablar de escribir, pensar lo que se hace,...tienen suerte tus alumnos, compañero.
    Ferran.

    ResponderEliminar
  4. Moltes gràcies, Ferran, en el fons, jo soc el que té sort.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo