AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



domingo, 27 de febrero de 2011

El tiempo de los relojes y el de la lectura

Tienen algo de hormiguero esos sitios donde un gran reloj preside desde las alturas. Una estación de tren, un zaguán de atención al público... El reloj va marcando un ritmo, hipnótico; el pobre hombre allá abajo se repite a sí mismo: "Que me dé tiempo, que me dé tiempo".

Pero entonces alguien saca un libro, y lee. Es una victoria sobre el tiempo de los relojes. La narración es la esencia del tiempo humano. 

Llega el tren, o el turno; el lector guarda el libro, resuelve su necesidad; el reloj sigue marcando su tiempo, pero el tic tac se va desvaneciendo... El  lector -no sabe por qué- piensa que hoy ha vuelto a salvarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo