AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



miércoles, 16 de junio de 2010

Séneca y el tiempo

Ita fac, mi Lucili: vindica te tibi, et tempus quod adhuc aut auferebatur aut subripiebatur aut excidebat collige et serva.

Haz así, querido Lucilio: reclámate a ti mismo, y recoge y guarda ese tiempo tuyo que hasta ahora te arrancaban, o te hurtaban o simplemente se te iba.

Así comienza la primera epístola de Séneca a su querido amigo Lucilio. Y en la primera frase ya intuye el consejero algo muy profundo: reclamarse a uno mismo, y recoger y guardar el tiempo, es lo mismo; porque somos de tiempo. Y recoger y guardar el tiempo, es recogerse y guardarse. El tiempo para Séneca es un bien fundamental de la persona; todavía no es esencia del ser personal. Cae en el ámbito del tener, aún no en el del ser. 

Para llegar a saber eso habrán de pasar bastantes siglos. Pero en esa primera frase, se pulsó una cuerda eterna.

2 comentarios:

  1. Venerado Mora Fandos,
    En tu entrada de hoy tocas una de mis obsesiones:la psicosis perenne que tengo con el tiempo,del que no logro adueñarme a pesar de mis intentos de mantener la mente clara y alerta en medio de esta prisa contemporánea que intenta minarnos hasta la raíz...No logro entregarme de lleno , con paciencia y atención a cada cosa que voy haciendo, padezco la enfermedad de la prisa, y muchas veces cierro la puerta al aprendizaje, pensando que no tengo tiempo...
    La mejor enseñanza al respecto me la ha brindado mi hija Elena de 2 años, y el pequeño Santiago, que ahora va a cumplir 7 meses, ambos tienen un estilo de vivir envidiable, mezclan el tiempo de jugar con el de comer y con el de aprender con maestría, son verdaderamente libres, dueños de su tiempo, y con la puerta abierta al aprendizaje en todo momento. Y cuando llegas a tomar el pulso a sus tiempos, te vuelves un poco más libre, lo juro.

    ResponderEliminar
  2. Lord Scutum, ahí va mi consejo: creo que todos tenemos esa enfermedad, y veo que tienes también el remedio, por lo que me cuentas de tus hijos. Ellos están en lo importante, no en lo urgente: nosotros es al revés. Pero seguramente es la atención al otro lo que humaniza nuestro tiempo y desactiva la prisa.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo