AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



martes, 1 de junio de 2010

El buen libro

El buen libro, como buena cosa que es, no deja de prometer. Hay ese límite, límite de cosa por ser cosa, de estructura, de máquina. Y siempre, si embargo, extiende su índice de promesa, hacia afuera.

Como Virgilio, como Beatriz, el buen libro nos susurra, a los viajeros, esta consigna: “No, no soy yo”.

Qué humano, qué divino, el buen libro.

2 comentarios:

  1. Sin duda el buen libro permanece callado en la esquina de la estantería esperando que algún día lo escojamos y lo hagamos hablar...

    ResponderEliminar
  2. "Hacer hablar al libro", qué buena imagen, y qué cierta. Sin nosotros, el libro no sería más que un montón de papel -o casi-.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo