AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



lunes, 5 de abril de 2010

Cómo leo III

Hago pie en el comentario de Marinero para contar otra faceta de la lectura: leemos desde un sitio, pero también hacia otro sitio. E intuyo que el uno y el otro coinciden.

Es un descubrimiento de un filósofo personalista, K. Wojtyla, el que cuando elijo algo fuera de mí, simultáneamente me elijo. Tres precisiones: 1. este modo oblicuo de salvarse uno mismo a través del otro es, me parece, el único que responde a la dignidad de la persona. 2. se llama amor. 3. funciona.

Así, ir a buscar es ir a buscarse. Ir a buscar honestamente, abiertamente, con verdadera necesidad de lo que no se tiene. Sin autoengaño. Si mi lectura es, en este sentido, profundamente humana, al ir a buscar aquello de lo que carezco, me encuentro.

En Manalive, Chesterton dice: Hay dos formas de llegar a un lugar. La primera de ellas consiste en no salir nunca del mismo. La segunda, en dar la vuelta al mundo hasta volver al punto de partida.

Todas las lecturas son una vuelta a algún mundo, para retornar a casa. Un retornar-con. No se pierde lo otro, no me pierdo yo. Mil lecturas, una vida.

6 comentarios:

  1. Gracias por recoger mi comentario, que no lo merece; no es otra cosa que una matización, seguramente muy prescindible, a unas observaciones que, como ya dije, encuentro extremadamente interesantes. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. De nada, completaba muy bien lo que se estaba diciendo, y abría otra faceta que había que abordar. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Quisiera abundar en el tema. Pienso que no se puede leer sin "prejuicios" porque es un sujeto quien lee, y desde la subjetividad conoce, disfruta, valora...
    Es más, si no me "reconozco" en lo que leo, en realidad no me interesa mucho. Sólo cuando el sujeto se ve reconocido en esos personajes, de algún modo "universales", estamos ante la verdadera literatura.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, sí, la cuestión en parte es el significado que le damos a "prejuicio": habitualmente tiene una significación negativa, como algo que no deja ver; pero entendido como el punto de partida de lectura, el "punto de lectura" particular y único de una persona, no es malo, es más, no puede dejar de existir, y será valioso en la medida en que refleje la dignidad de la persona y su realidad única.
    Y ese "reconocimiento" me interesa mucho: cierto, he de encontrar algo mío en eso ajeno, para que haya diálogo, y la gran literatura tiene esa virtud de despertar lo más profundo mío en el encuentro con lo otro.

    ResponderEliminar
  5. Sólo unas palabras para afirmar mi total coincidencia con el comentario anterior de Mora Fandos, en particular con esa penetrante última frase. Cuánta razón tiene, y qué bien la tiene.

    ResponderEliminar
  6. Bueno Marinero, gracias por el comentario y el elogio. Lo importante es que cada vez leamos mejor, es decir, seamos mejores personas leyendo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo