AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



jueves, 29 de abril de 2010

Leer en cuerpo y alma

Benedicto XVI, en su encíclica Deus caritas est, recoge un breve sucedido de la vida de Descartes, contado en sus Oeuvres (V. Cousin, vol 12, París, 1824, pp. 95 y ss.):

El epicúreo Gassendi, bromeando, se dirigió a Descartes con el saludo: «¡Oh Alma!». Y Descartes replicó: «¡Oh Carne!». -Y continúa el Papa- Pero ni la carne ni el espíritu aman: es el hombre, la persona, la que ama como criatura unitaria, de la cual forman parte el cuerpo y el alma.

En el ámbito de la lectura, he llegado a una conclusión muy parecida: ni la carne ni el espíritu leen, es la persona quien lee. Lo digo porque, a mí me sirve como criterio para descubrir buenos libros, y para leer con todo el aprovechamiento posible. Creo que no hay que dar muchos ejemplos de literatura que apela a lo reactivo-instintivo en la persona, operando un obstruccionismo de la inteligencia, a modo de tapón o estreñimiento anímico. Como si se leyera con los genitales y poco más. Ni tampoco de otra literatura que habla de intrincadas exquisiteces intelectuales, a modo de colitis cerebral aspergida a la atmósfera, como nube tóxica bienoliente que no toca suelo.

Creo que la buena literatura no desatiende la unidad del lector, en cuanto persona, en todas sus dimensiones: sensibilidad, imaginación, afectividad, inteligencia.     

(Y no es una crítica a todo best-seller, pues los hay inteligentes).

2 comentarios:

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo