AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



domingo, 25 de abril de 2010

Atención a este hombre, sabe leer

Me puso sobre su pista mi amigo el saxofonista Neal Battaglia, y se llama Joshua Redman. Luego, un alumno, Nico, me dejó un cd. Ahora ya no tengo duda: Redman es un gran lector.

¿Qué tiene que ver un saxofonista de jazz con la lectura? Bueno, para mí la lectura ha de ser implicativa, si no, será otra cosa. Implicativa: donde el lector se compromete con el texto, se entrega, se inserta en él, y hace que el texto pase a formar parte de su vida. El texto son unas palabras, el lector puede integrar esas palabras, ideas, sugerencias, y hacerlas fructificar en su vida.

Eso es lo que hace un jazzista: lee el tema, y lo asimila, encontrando en ese tema una inspiración y una sugerencia, para seguir viviendo musicalmente, para expresarse y comunicar. Y eso lo hace implicándose, y si es sincera y bien hecha esa implicación, será creativa, y ahí viene la improvisación. ¿Cuántas versiones hay de A Night in Tunisia? Tantas como días posibles en la vida de un músico, y eso multiplicado por todos los músicos posibles. Incalculable, como el misterio de la persona.


A Night in Tunisia, Joshua Redman

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo