AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



martes, 20 de abril de 2010

Leer la ausencia

Relato: ‘relatum’, supino del verbo latino ‘fero’, traer. Relatar es traer, traer por necesidad lo que no estaba aquí, lo ausente.

Qué pobre es una vida sin relatos, como cuando se va a visitar un piso-piloto (curiosísima expresión): la desnudez es tanta que hasta se multiplica en el eco de nuestras palabras; la frialdad visual provoca en nosotros un movimiento anímico de defensa y autoconservación, y nos ponemos inmediatamente a poblar imaginativamente el lugar con tresillos, pinturas, lámparas, alfombras, y estanterías rebosantes de libros.

Por la lectura literaria poblamos nuestra vida: seguimos a esa voz que relata, que trae lo todavía ausente. La desnudez interior personal es una ausencia, pero la ausencia no es la nada. La ausencia es el negativo de la presencia. Así que por nuestras ausencias encontramos el hilo de Ariadna que nos conduce a las presencias necesarias. El hombre es un ser llamado al perpetuo juego de las ausencias. El relato es uno de sus juguetes favoritos.

2 comentarios:

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo