AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



viernes, 2 de abril de 2010

Cómo leo II

Siempre tengo presente que leo desde algún sitio: unos conocimientos, un dolor de muelas, una euforia, una crisis, un proyecto. Hay lugares y lugares. No da lo mismo uno que otro: unos son pasajeros, otros más permanentes. Algunos, como mi sombra, son inescapables.

Así que la lectura es como una improvisación de jazz: una nunca es igual a otra, pero lo más importante de ti está presente en ambas. No hay nada que le guste más a un músico de jazz, que le reconozcan por su estilo. No por tal o cual grabación, sino porque ahora, ayer o mañana, si alguien pasa cerca de donde está tocando, pueda exclamar “Es x”.

Al leer me leo. El libro me devuelve la pelota: “¿Quién eres tú? ¿de dónde vienes? ¿desde dónde lees? ¿qué traes a este juego? ¿has desayunado fuerte?”. La lectura es un juego cooperativo, no competitivo. Algunas ideas de Paul Ricoeur me han ayudado a entender estas verdades. Y he entendido que hay libros que me han propuesto juegos de lectura altamente valiosos para mi crecimiento personal; que para algunos juegos hay que estar preparado, y a veces no se está; y que hay juegos que no merecen la pena.


5 comentarios:

  1. Magnífica comparación con el músico de jazz, que viene que ni pintada (¿tocada?) a mi circunstancia. Curiosamente, para leerte con calma me he impreso tus últimas entradas y he salido al sol. Pero me alejaba del equipo de música, y pensé: "¿Me dará la lectura la música que pierdo por ella?" Me la ha dado.

    Y las otras (qué bueno lo de "bachillerante", la defensa de la escritura y la lectura, el personalismo narrativo...) te las aplaudo desde aquí también. Cuánto que agradecerte.

    ResponderEliminar
  2. Qué honor, Enrique, tu lectura al sol, confiada tan sólo a la música del texto.

    Agradecerte a ti todo este encomio: será por la amistad de mirar hacia un mismo sitio, que dice Lewis en "Los cuatro amores". En algún lugar he leído hace poco que: “A las palabras de amor/ les sienta bien un poquito/ de exageración”.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, tampoco es eso. Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  4. De nada, caballero.

    Cuando usted quiera, ya sabe donde tiene su casa.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo