AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



miércoles, 23 de marzo de 2011

Rilke y los consejos románticos

Rilke, como el último de los románticos, era radical. O todo o nada. Por eso, creo que hay que tomarlo con un poco de “soda”, para que sus consejos surtan efecto. Y en Cartas a un joven poeta –donde pone firme al pobre chico-, hace falta una buena dosis. Por ejemplo:

“Nadie puede aconsejarlo ni ayudarlo, nadie. Solamente existe una manera: entre en sí mismo. Descubra el fundamento que lo lleva a escribir, investigue si tiene raíces en el lugar más profundo de su corazón; reconozca si para usted sería necesaria la muerte en caso de ser privado de escribir. Esto ante todo: pregúntese en la hora más callada de la noche: ¿debo escribir?”

Bueno bueno bueno: creo que nadie debería dejar de intentar escribir, aunque no sintiera nada de lo que Rilke  preceptúa con vehemencia... al menos al principio. La persona es compleja, también necesita tiempo para descubrir, y descubrirse... Romanticismo sí, pero el justo. 

2 comentarios:

  1. Je, cierto. Pero... podemos usar el romanticismo como mecanismo publicitario. El libro me gustó mucho, aunque, como dices, es un poco "radical". Un abrazo, Rafa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Rafa, claro, si sirve vale. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo