AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



martes, 8 de marzo de 2011

La nevera de la escritura II

Siendo necesaria la nevera en la escritura, hay un punto en el que esta metáfora no sirve. 

Si hay algo que se debe evitar en una nevera, es que se mezclen los sabores: un vaso con lo que sobró de un ajoaceite que merezca volver a ser visto por la mesa -y en breve- debería estar herméticamente tapado y a dos pisos del bol de las fresas en su almíbar; si no quieres ajofresa. 

Pues en la escritura el ajofresa es imprescindible: los sabores deben fraguar una aleación. En la intimidad personal rige la ley de la relación y de la unidad. En la escritura auténticamente personal, la entrada de algo en la nevera implica un proceso de apropiación por enlazamiento y modificación. 

Y eso que todavía no hemos comenzado a redactar. Estamos en la fase de los materiales.

(To be continued)





2 comentarios:

  1. continua con este taller que te sigo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Nani, continuaré, aunque algo discontinuamente.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo