AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



jueves, 3 de marzo de 2011

5º y último día del taller de escritura: mirar adelante

Todo se termina, y el final de un taller de primeros pasos en la escritura puede deberse a dos causas: que no haya más pasos, o que conduzcan a unos segundos pasos. Me gustaría que el final de este taller fuera de este último tipo; que cada recién nacido escritor no dejase de caminar.

Así que, aparte de comentar unos microrrelatos hechos en casa, estuvimos mirando al futuro: ¿qué pasará cuando venga el bloqueo de escritura? ¿qué directrices generales habrá que recordar cuando se quiera abordar un relato breve? y si nos proponemos que cualquier frase escrita -incluso en un breve mail, en un canijo sms- sea, a partir de ahora, correcta y elegante, ¿qué mandamientos básicos se deberían recordar?

Nos detuvimos en el brindis, como género literario, recordando el que hace Gabriel Conroy en "Los muertos", de James Joyce. Con un poco de cocina textual, qué bien se puede preparar un brindis, aparentemente improvisado, que habrá servido para humanizar un poco más nuestra vida social.

Hablamos de la importancia de tener siempre papel a mano para anotar las ocurrencias, de los utensilios del escritor, el lugar, la iluminación... incluso conocimos la cabaña de la escritura de George Bernard Shaw, con un sistema rotatorio para girar en pos del sol, o crear variados efectos de luz, capaces inspirar cosas diversas. No creo que ningún tallerista -y menos el profesor- construya una cabina de estas, pero da ideas sobre el escenario de la escritura.

En fin, creo que hemos salido con ganas de escribir más, de ir adensando y enriqueciendo la vida cotidiana, plena de relaciones interpersonales, con este ejercicio mágico de la escritura.

7 comentarios:

  1. Me ha gustado tu post porque me ha recordado mi experiencia en el taller de escritura que terminé hace poco.
    Me quedé muy contenta y eché de menos que durara más, porque estaba disfrutando mucho y conocí a gente muy maja. Aún me escribo con algunos y la experiencia fue muy gratificante.
    Se lo recomiendo a todo el mundo. No se arrepentirán.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el comentario, me alegro de que tu experiencia como tallerista fuera buena: es algo muy positivo, y el tiempo se hace corto cuando disfrutas. He visto lo de Sinjania, no lo conocía, y tiene muy buena pinta. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Te animo a continuar ,y por favor busca la forma para que se pueda participar desde la distancia física.
    De las mejores cosas que tiene vivir en el extranjero, siendo un intruso en otro mundo con otra lengua es que aprecias mucho más a la tuya, te haces más selecto a la hora de escoger tus lecturas así como valoras mucho más el tiempo tan romántico que pasas a solas con tu propio idioma.
    Mi enhorabuena por el proyecto y adelante con el próximo. Ya sabes que con familia la vida se vive de forma que no me puedo tomar un més para desplazarme a Valencia pero ,te aseguro que en cuanto el pequeño marco no sea tan pequeño me haré el regalo de programar un mesecito en valencia coincidiendo con otro de tus talleres. y así matar muchos pájaros de un tiro reviviendo mi infancia.
    un fuerte abrazo y solo contarte que estoy disfrutando mucho con el último libro de Umberto Eco(El cementerio de Praga).

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que algo he participado desde la distancia gracias a este blog.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Nani, me pones el listón muy alto, y no sé si va a compensar que más bien vaya yo a Munich...
    Tu apunte sobre la apreciación de la lengua en un contexto extranjero me parece muy muy cierto, me ha recordado experiencias personales. Lo de pasar el tiempo de un modo romántico con tu propio idioma, buenísimo, te citaré cuando utilice esta idea.
    Cuando vengas por Valencia, avisa, ¡aunque sólo sea para tener un microtaller!

    ResponderEliminar
  6. Mil disculpas por mi ausencia justo el último día ¡Lo lamento tanto! Pero acabo de recoger el sobre con los últimos ingredientes y las últimas recetas y voy a intentar recuperar el tiempo perdido.
    Ahora, el capítulo de agradecimientos: por las correcciones, por los estímulos, por dejarme el sobre, por hacer que deseara que llegaran las tardes de los miércoles para pasarlo bien ( aunque llevara deberes), por los ratos agradables hablando de escribir junto a todos mis compañeros...
    Intentaré utilizar lo aprendido para estar preparado el día, espero cercano, que volvamos a vernos en el taller de "segundos pasos".

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué añadir? Muchas gracias, Carlos.
    A ver esos segundos pasos...

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo