AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



jueves, 31 de marzo de 2011

Sobre las lecturas escolares: cuidado con lo que decimos

Decía Quim Monzó, en su artículo "¡Di no a las lecturas!", en el Magazine del domingo pasado, que las lecturas no apropiadas para los escolares hacen que los alumnos acaben odiando la literatura. Vale, estoy de acuerdo. Pero no puedo compartir lo que comenta a continuación:

"Día tras día, sin prisa pero sin pausa, muchas escuelas y muchos institutos se esfuerzan en que los estudiantes acaben por odiar la literatura, e incluso el cine". 

Alto ahí, señor Monzó. Esos juicios sumarios no inspiran crédito, y además son injustos (¿ha dicho "se esfuerzan"?, uf, uf, uf). Póngase usted delante de treinta quinceañeros de los de hoy -no hace falta que especifique, ¿no?-, y tenga las Pruebas de Acceso a la Universidad detrás, con esos programas tan bien diseñados por profesores universitarios, intelectuales, que viven en la abstracción constante. Y luego me cuenta.

Y son muchos los docentes a los que no les tiene que recordar lo de las lecturas adaptadas, porque ya lo practican, fomentándolas entre las rendijas de esos programas que bajan de las alturas de la inopia social, psicológica y antropológica.   

7 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo contigo, yo también leí el artículo y pensé que realmente tener que leer el quijote, el lazarillo, etc. . en el colegio es bastante aburrido. De todas formas, no es excluyente, es importante fomentar la lectura con Harry Pottter, o las crónicas de Narnia, pero también es importante enseñarles a entender y comprender la buena literatura con los clásicos y enseñarles la manera correcta de leerlos.

    El martes tuve una experiencia respecto a este tema. Explicándoles la pintura del Renacimiento a los de 2 de la ESO se pasaron la clase haciéndome preguntas de dudas que tenían del código da Vinci, -las 11 puertas de la Última Cena, los rostros de los apóstoles, etc…- al final, les animé a investigar a ellos, a que fuesen ellos los que, leyendo la Biblia, averiguase qué pasó en la Última Cena y porqué Leonardo pintó la escena de esa manera.

    CONCLUSIÓN: si el Código da Vinci les despierta el interés por el arte, por la lectura de las fuentes, por la investigación…bienvenido sea!!!!, pero que no excluya de ningún modo el estudio del arte y del renacimiento tal cual sucedió y no como nos lo cuenta Dan Brown

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Cata por el comentario. Estoy de acuerdo, y no es nada fácil conjugar lecturas que les puedan "enganchar" con lecturas que sería importante que hicieran porque tienen que ver mucho con nuestra identidad cultural. Y sé de muchos profesores que intentan esta vía híbrida. Lo que no dejo de preguntarme es por qué les llenamos la cabeza a los alumnos con paradigmas, con lingüística, y no les enseñamos de un modo atractivo a escribir y a leer, en la propia aula -y lo que tengamos que explicarles de lingüística, siempre subordinado a la experiencia de leer y escribir-. Y si han leído a Dan Brown -yo no lo recomendaría-, pues haces muy bien en aprovecharlo para deslumbrarles con la verdad de las cosas.

    ResponderEliminar
  3. Bueno José Manuel, no me interpretes mal, no se lo recomiendo, nada más lejos de mi intención!!! pero tampoco quiero castigarles por ello si de esa manera por lo menos, leen. No consiste en deslumbrarles con teorías vacías, ni fascinarles con mentiras peliculeras sino encauzar una lectura o una película, que no puedes controlar que lean o vean, de la mejor manera posible.

    ResponderEliminar
  4. No, claro que no!!!, no te malinterpreto, y desde luego que no hay que castigar. Tomamos lo que hay y desde ahí hacemos lo que podemos, con toda la ilusión. Si a alguien compete controlar las lecturas, es a los padres, si quieren hacerlo, son sus hijos. No es cosa de los profesores: nosotros intentamos llevarles a la verdad. Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo