AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



martes, 29 de marzo de 2011

Peonzas

La primavera hace un amago: parece que sí, después de tanta lluvia. Cruzo el recreo de los alumnos más pequeños. Es la algarabía eterna. Cierro los ojos y no han pasado los días. Vuelven. Los abro y los niños están jugando con peonzas. Son de plástico, de colores llamativos. Las hacen bailar en la mano o dibujando círculos o impredecibles arabescos en el suelo. Los niños las contemplan aguantando la respiración, siguen con los ojos el eterno retornar de la peonza sobre sí misma. Como si fuera la primera vez.

Pero yo tengo que cruzar.  

4 comentarios:

  1. Juguete eterno y tierno . No se si el nombre vendrá de una forma de pera que pesa una onza .Lo cierto es que muchos inciciamos nuestros primeros ejercicios de destreza manual haciendo girar a la peonza , con ese difícil punto de habilidad entre giro de muñeca al tiempo que precisión en el tiro hacia atrás del brazo y sumado a cierta sensibilidad en el tacto con yema de los dedos. Hay unas secuencias muy enternecedoras en "Baaria" la última película de G.Tornatore. en la que se hacen varias referencias a este escultórico juguete

    ResponderEliminar
  2. Qué bien expresado, me has ayudado a ver más, gracias, Nani, y por la pista de Tornatore.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo