AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



jueves, 10 de marzo de 2011

El horno de la escritura

Y cuando ya has descongelado el material y lo has troceado, mezclado, amasado, especiado... cuando has leído recetas, has ensayado tu toque personal, has dado a probar una cucharada del caldo a especialistas... cuando has sido constante durante días, meses... entonces... ¡ya está!... bueno, sí y no. 

Lo que tienes delante es un borrador. Voy a escribirlo con mayúscula para no quitarle toda su sufrida, silenciosa y oculta dignidad -ya que la propia palabra no le acaba de hacer mucha justicia-: Borrador.  

Ahora hay que introducirlo en el horno. El horno es un cajón en el que el Borrador debe cocerse y...

(dejemos cocer esta entrada de blog; ¡continuará!)

2 comentarios:

  1. ¡Ay! El sufrido borrador!!!

    Un abrazo,
    Juan Pablo

    ResponderEliminar
  2. ¡Efectivamente!, Juan Pablo... no hacemos nada sin él, pero con él solo tampoco. Un abrazo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo