AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



jueves, 15 de diciembre de 2011

Hacía frío

Hacía frío al cruzar el puente de Calatrava. Una humedad de poniente. Eran unas oscuras 9:10. Pero hay cosas que a pesar de sentirlas, no las sientes. 

Terminaba de salir de la charla-entrevista en la Fundación Mainel. Una de esas veces en que hablas como si estuvieras interpretando el concierto de violín de Mendelssohn: estás y no estás. Eres música, has dejado todo atrás: las yemas de los dedos deben estar pulsando nubes, pero no tienes ni tiempo ni distancia para poder llegar a esa conclusión. Empiezas algo frío, pero vas concentrándote, y se hace el don.

Claro, esto, que acaece de vez en cuando, es un regalo. Yo cruzaba el puente de Calatrava. Hacía frío. Estaba y no estaba.  

7 comentarios:

  1. Muy bello amigo. El frío es el gran enigma de la propia soledad.

    ResponderEliminar
  2. Me inspiras, Javier. Le sacaré punta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. José Manuel, un poema que puse en su día en mi blog y me gustaría compartir tras leer varias veces tu entrada.

    Confidencias de una mujer solitaria:

    Estaba tiritando, helada,
    mi piel temblaba de miedo
    sin saber a dónde ir.

    Hallé tu mirada_

    recorriste mi cuerpo
    con tus manos y pude
    sentir tu calor.

    Sólo me abracé a ti,
    para que me salvaras del frío.

    * * *

    Saludos y gracias.

    ResponderEliminar
  4. Hola Lourdes, gracias por tu poema. El tema del encuentro amoroso es universal. Tu poema es conciso, como buscando ser fiel a un estado de ánimo, sin querer adornar lo que cuentas. No es el tipo de poesía que suelo leer, pero te agradezco la confianza depositada en mi lectura.

    ResponderEliminar
  5. Y dime entonces qué se siente pero a la vez no está: la vida, el amor, el ser, la esencia...
    O sólo un momento de frío, de soledad que nos hace respirar con palabras.
    ¿Porqué crees que no he visto en tus palabras la fidelidad a otro estado de ánimo?

    José Manuel, besos y gracias.

    ResponderEliminar
  6. Me refería a que después de la experiencia grata de poder hablar sobre la estética y conectar con los que estaban asistiendo, el frío, pese a sentirlo, no lo sentía. Creo que fue ese sentimiento de comunicación. Y sí que quería ser fiel a lo que sentía, es verdad.
    Gracias

    ResponderEliminar
  7. Entonces, ahora sí adornas lo que contabas. A veces, sobran las explicaciones.

    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo