AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



jueves, 12 de enero de 2012

Contra la crisis, lectura


"La niña de las coletas", preciosa y esperanzada escultura de José Esteve Edo (Valencia, España)

Hay blogs fantásticos, como valles anchos que te topetan inesperados tras una esquina gris. Yo me he suscrito recientemente a uno: Formar lectores en un mundo visual, que lleva Alfonso Noriega; pero verdaderamente es un hiperblog, un portal de noticias sobre lo que anuncia tan claramente en su cabecera. 

Pues en este blog he encontrado un impresionante texto de Ernesto Sábato (en otro buen blog): su discurso en la presentación del Plan Nacional de Lectura del Ministerio de Educación argentino, en 2004. Y al leerlo me acordaba de una conversación digital reciente con José Ángel Cilleruelo. José Ángel -espero que no sea indiscreción- me hablaba del gran hábito lector de su hijo; y yo le contesté lo que siempre me viene a la cabeza cuando alguien me cuenta de un joven que lee: "Me gustaría darle las gracias personalmente, pues es una de esas personas que sacarán este país adelante". 

Sacar, salir... seguramente no soy el único al que le acuden estos verbos cuando piensa en la crisis. Y voy, como Diógenes, con mi cabo de vela encendido a plena luz, por este oscuro mercado buscando ese hombre o mujer con un libro bajo el brazo, que busca un sitio para leer; o un poco de silencio, pues acaba de cerrar el libro y siente esa resonancia que lo atraviesa de arriba abajo, que sabe que no puede ni debe perder... Niño, niña capaces de tomarse distancias y tiempo con el mundo, de verlo venir, de estar de vuelta cuando embista, una y otra vez... de sacar lo escondido, lo que la piel de todas las cosas no deja ver; de hacer salir lo mejor.

Me quedo, sobre todo, con una cita de Simone Weil, tan bien tejida por Sábato en su breve discurso:  

Lo he dicho en otras oportunidades y lo reafirmo: la búsqueda de una vida más humana debe comenzar por la educación. Como supo señalar Simone Weil, su tarea es “preparar para la vida real, formar al ser humano para que él mismo pueda entretejer, con este universo que es su herencia, y con sus hermanos cuya condición es idéntica a la suya, relaciones dignas de la grandeza humana”.

Educación, tejido, texto, lectura, dignidad

4 comentarios:

  1. Excelente entrada, y excelente también el texto de Sábato, que no conocía: gracias. Yo, que no soy profesor, alguna vez he explicado a auditorios jóvenes que tengo una amiga italiana (nació en Florencia), pero que vive en España hace mucho tiempo. En una ocasión le pregunté en qué idioma pensaba, si en italiano o en español. No es importante la respuesta, sino el que la pregunta tiene sentido: la trama misma de nuestro pensamiento es fundamental, aunque no exclusivamente, verbal. Y, si esto es así, parece claro que, cuanto mejores y más abundantes sean los materiales, tanto mejor será también la casa que podamos construir con ellos. En otras palabras: un vocabulario rico y preciso no nos ayuda sólo a expresarnos, sino también a pensar, mejor. En lo que sea: no necesariamente en libros o literatura. Y, si esto es así y somos hombres porque pensamos, parece evidente que la lectura (la fuente más importante de esa riqueza y flexibilidad verbal) nos ayudará a ser más y mejor lo que básicamente hemos de ser: humanos. De ahí su inmensa importancia.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, gatoflauta. Estoy totalmente en la onda de lo que comentas. Tu sutil explicación de la relación pensamiento, lenguaje verbal, vocabulario es muy iluminadora. Yo también me he hecho muchas veces esa pregunta del idioma del pensar: en Valencia, muchos hemos nacido y crecido de modo bilingüe, aunque asimétricamente, pues el castellano habitualmente es el que acapara más "escenarios". Y tengo claro que cuando pasas de un idioma a otro no eres una máquina que pone en marcha otro paquete de software. La cosa es mucho más misteriosa: ¿universales lingüísticos? pues seguramente sí, pero tan evanescentes al tacto como una voluta de humo. Saludos

    ResponderEliminar
  3. No puedo estar más de acuerdo. No sólo los conocimientos, sino la propia educación sentimental se ha realizado históricamente a través de la literatura. Es verdad que ahora el cine ha tomado el relevo en esa labor, pero, ¿podemos renunciar al legado de tres milenios limitándonos a un "órgano" que emergió ayer?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Rafael, porque firmas tú el comentario, que si no, pensaría que me lo enviaba Julián Marías desde donde está. Un abrazo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo