AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



sábado, 14 de enero de 2012

Tú también puedes ser un terrorista cultural... con el móvil


Director de orquesta, JM Mora Fandos

Eso que alguna vez habías pensado que podría ocurrir... acaba ocurriendo. Leo en La Vanguardia que la 9ª sinfonía de Mahler, interpretada por la Filarmónica de Nueva York, fue detenida por el tono de un móvil. Un tono persistente, cuyo instrumentista entre el público no quiso detener -seguramente por la vergüenza de que se le identificara-. Pero es algo tan humano... sentirse y saberse pillado, agarrotarse por los nervios, huir hacia adelante, porque parece que queda una estrecha senda... pero que se va estrechando, más y más... hasta que el director de la Filarmónica detiene la historia de la humanidad.

En fin. Esto me recuerda a la eterna fábula, contada tantas veces por la literatura, el cine, sobre el poder que se le escapa de las manos a quien lo ejerce. Sin ir más lejos, también en el ámbito musical: recordarán el cuento del aprendiz de brujo, musicado por Paul Dukas y encarnado por Mickey Mouse en Fantasía, al que se le multiplican las escobas portadoras de cubos de agua...

Pues eso: esa cosita que llevamos en el bolsillo como si nada, es una varita mágica cuyo manual de instrucciones -como buenos españoles- no hemos leído; o digamos que hay un manual de instrucciones ético, ese que no viene nunca con el aparatito, que uno ha de buscar... y tampoco está en un tutorial de internet. Lo tienes o no lo tienes, lo buscas o no lo buscas, y qué fácil es perderlo u olvidarlo... y convertirte, sin pretenderlo, en un pequeño gran terrorista cultural.

8 comentarios:

  1. Qué bien contado: "detiene la historia de la humanidad". Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, José María. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  3. Esta crisis no es solamente economica, sino sobre todo cultural y educativa.

    ResponderEliminar
  4. Ahí, ahí, Breo... y si no se entiende esto, no se sale.

    ResponderEliminar
  5. Entiendo que alguien entre en una iglesia, una biblioteca o una conferencia y olvide desconectar el móvil. Lo que no entiende es que le suene en tres ocasiones distintas y sea incapaz de apagarlo (¡del todo, por favor!)

    Creo que tendría que replantearse la cadena perpetua para estos casos. Por supuesto, incomunicada (al menos con nuevas tecnologías).

    ResponderEliminar
  6. Ja, ja, Rafael, pues sí, algo de eso habría que hacer. Supongo que la experiencia le debió dejar una marca imborrable... y en el resto de personas... confiemos, porque las cárceles ya están un tanto llenas.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena entrada. Muy cierto todo. Yo queria compartir lo que pienso una vez mas.
    La era digital me preocupa.
    En mi casa vivimos 7 y hace unos días nos sorprendimos los siete hablando de en la sala familiar. Inmediatamente recordó una de mis hermanas que había bajado a hablar con nosotros porque se había ido el internet. "Que lindo, se fue el internet y miren estamos conviviendo" asi dijo.
    Nos reímos pero al final este maldito aparato y los otros aparatitos nos aislan y nos impiden descubrir la belleza oculta en lo mas "burdo" a nuestro parecer.
    Una vez mas, su lectora de diecisiete años.

    ResponderEliminar
  8. Sí, para concentrarse bien, muchas veces hay que apagar todos estos aparatos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo