AVISO PARA QUIEN QUIERA COMENTAR

EN ESTE BLOG NO SE ACEPTAN ANÓNIMOS (YA HAY BASTANTE DESPERSONALIZACIÓN EN ESTA SOCIEDAD COMO PARA ANDARNOS CON MÁSCARAS) NI QUE SE HABLE MAL DE NADIE (SE DISTINGUE ENTRE PERSONAS -TOTALMENTE DIGNAS- E IDEAS -QUE ES LO QUE CABE CRITICAR-). GRACIAS POR SU COLABORACIÓN.

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento?
¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?
T. S. Eliot, Coros de La roca, I



lunes, 31 de enero de 2011

Lee esto, por favor...

Hace un par de entradas, comentaba algo sobre sacar lo que se tiene dentro, en la intimidad, para que no haga daño -pero ojo, que no van los tiros por el psicoanálisis, es algo más cordial y accesible-. Pues dándole alguna vuelta más, llego a la conclusión de que, en esto de la escritura, es vital que haya alguien al lado al que decir "Lee esto, por favor..." Ya sé que es un arma de doble filo, que puede terminar cortándote. Es delicado.

Es verdad que escribes para expresarte, pero también para comunicarte. Que quieres rayar en esa área común de humanidad y buen sentido que supones a todo lector, pero también que hay muchas variables que hacen distinta a cada persona. Que siempre dices más o menos, o de más o de menos, de lo que quieres decir y finalmente dices -me gusta figurarme un dial oscilando nerviosamente, nunca definitivamente estacionado, aunque dentro de una banda de aceptabilidad y con unos extremos borrosos-. Que el lector al que confías tus líneas está obtuso tras un día pesadito, o demasiado lúcido -un exceso de luz también es peligroso (ya lo vimos en la Ilustración)-. Que uno puede estar buscando una gratificación sentimental, por encima de todo, pero que puede encontrarse una coz. Es delicado.

Pero necesario. 

4 comentarios:

  1. Tienes toda la razón. Conviene rodearse de gente dispuesta a leer borradores...

    ResponderEliminar
  2. Es eso algo que yo ya me planteo desde hace mucho en mis cuadros -el por qué uno me engancha más hoy que la última vez que lo analicé- .
    Cada vez que bajo al estudio para dialogar con ellos ,no es siempre el mismo el que me pide la atención. Y soy consciente de que en ese instante soy observador más que artífice, digamos que voy con el traje de espectador.
    Esto lo digo por que hay que plantearse que el término "Público" ya sea espectador ,oyente ,lector o Hooligan es tan infinitamente amplio aparte de los distintos estados de animo que se pueden dar por parte de cada receptor en el momento de enfrentarse a la obra. Lo que está claro, es que en el momento de la actividad creativa hay que ser totalmente sinceros con uno mismo,con lo somos y sentimos en el momento en el que estamos creando sin plantearse si eso que se está haciendo gustará o será aceptado por determinadas personas que en ese momento tenemos en mente

    ResponderEliminar
  3. Un auténtico acto de amistad, Jesús.

    ResponderEliminar
  4. También lo veo así Nani. La comunicación es un misterio en el fondo. La sinceridad contigo mismo es el primer requisito; luego, creo que, de algún modo, el creador una idea de un "lector/espectador-tipo", con el que cree que la obra encontrará una recepción adecuada. Y finalmente, la realidad de las recepciones siempre te sorprende -aunque algo confirma también de tus expectativas-.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu comentario, lo leo dentro de un poco -es bueno darse y dar un poco de tiempo a los demás, así la vida se vuelve más humana- y te respondo